Al abordar el tema de cómo traducir a los clásicos, debemos recordar que no sólo estamos discutiendo posiciones teóricas, sino también estrategias pragmáticas que dan forma a la experiencia de individuos concretos. (J. M. Coetzee)

Catul. Carm. 2

Juguetón pajarito de mi amada,
delicioso para ella en su regazo:
te entretiene el apetito con el dedo
incitándote a incisivos picotazos.

Ignoro qué placer le proporciona
ese juego al que se entrega cuando arde
encendida de amor por mi deseo,
pero creo que su intenso ardor alivia
y le brinda a su agonía algún consuelo.

De jugar con vos como ella, hallarían calma
las tristes inquietudes de mi alma.

***

Gozaría tanto, como dicen lo hizo
la veloz muchacha, ya sin ataduras,
cuando la manzana dorada deshizo
los nudos en torno a su breve cintura.



Passer, deliciae meae puellae,  / quicum ludere, quem in sinu tenere, / cui primum digitum dare appetenti / et acres solet incitare morsus / cum desiderio meo nitenti / carum nescio quid libet iocari, / credo, ut, cum gravis acquiescet ardor,  / sit solaciolum sui doloris: / *** / tecum ludere, sicut ipsa, posse / et tristes animi levare curas. / tam gratumst mihi quam ferunt puellae / pernici aureolum fuisse malum,  / quod zonam soluit diu ligatam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada